VUELTA A LA SIERRA DE LA FILERA (BABIA,LEON)



















2 comentarios:

Carlos J. dijo...

Ruben,Isma soy Carlos hoy me dio por primera vez una pajara subiendo a las antenas con Gelo, Critian y Sergio, pero bueno me encuentro bien, he encontrado un articulo en una pagina de internet que esta muy bien sobre lo que es la pajara de una forma ironica y divertida la paso y si la veis adecuada ponerla en el blog un saludo a todos.
LA PÁJARA
La pájara es aquello que pone al hombre en su sitio.
La pájara es una especie de padre que vela por que su hijo no se le vaya por el mal camino, por los derroteros de la prepotencia.

Es el yunque de los sueños, la colleja del creído, el tsunami del orgullo.

La pájara no avisa, no llama a nadie, no te das cuenta hasta que ya es tarde.
Siempre te pilla subiendo y siempre te pilla a ti.

Poco a poco te vas quedando solo en tu silencio y con tus pensamientos; que cada vez son menos comprensibles.
Te paras, respiras si puedes y te tomas otra glucosa si la tienes. Miras la serpenteante senda que se empina delante de tu mirada y ves tu soledad. Te preguntas donde coño estás, quien te ha metido en este berenjenal y cómo cojones vas a salir de aquello.

Te montas de nuevo y a batidora “parriba” hasta no sabes donde volverás a poner pie a tierra; cuentas las piedras que te joden el camino y los caminos que te joden las piernas; empiezas a pensar que eres una pifia de hombre, que todos los demás van mejor que tu y que retrasas hasta en Canarias.

Y el problema más grave es que no tiene remedio. No hay pomada, sobrecito, pastilla, milagro o droga que pueda parar la pájara cuando la tienes encima.

Bueno, sí. Hay una solución.

Te paras, bajas lentamente de la bici, te agachas con los brazos en jarras y mirando una piedra cuya forma te recuerda a la de una piedra, respiras hondo, respiras profundo, respiras si puedes y te cagas en todo el santoral en orden aleatorio.
Aunque lo peor está por llegar. Es cuando se te cruzan los sentimientos con los pensamientos. En estos momentos, cuando tu corazón marcha a 170 pulsaciones y el sol te da en pleno bulbo raquídeo, es cuando se nos ocurren las más trágicas y perversas acciones: Coger la bici y mandarla a tomar por culo por el barranco de tu izquierda.

Luego recuerdas aquel primer día que cogiste una bici y te gustó. Lo comparas y sacas en conclusión que quizás no fuera la misma bici.
Te sientas en una piedra lo más alejado a la herramienta, la miras, te mira y te habla.
No la oyes y te acercas. Sigues sin oírlo y pegas el oído al cuadro.
Por fin lo escuchas.
Dice: Tresmilllllllllllleurossssssssss

Te levantas asustado, miras al cielo, luego a la tierra, sueltas la última bocanada de aire, coges la bici resignado, te montas en los tresmileuros y con más ainco que fuerza pedaleas, de nuevo, con el orgullo tan roto como las piernas y con un “sun sun” en tu cabeza que te recuerda lo mucho que amas el monte, la naturaleza y el dinero.

quorum dijo...

Gracias Carlos por este divertido relato, lo puse en el Foro de la Peña La Badana, que es donde entra y lo lee mas gente, espero que ya estes recuperado y al 100% para seguir pedaleando. un saludo y hasta otro rato.